Canteras de extracción mecánica


El trabajo de la máquina

Sobre raíles fijados en el suelo de la cantera, una vagoneta se desplaza hundiendo en la piedra la sierra circular que realiza el corte. La nueva ley impuesta por la máquina impone un amplio plano de trabajo horizontal, libre de todo obstáculo, sobre el que la sierra corta en perfecta vertical, creando el continuo ángulo recto que domina el espacio. La extracción se vuelve indiscriminada y absoluta. Se extrae la totalidad de la piedra, mientras que el trabajo consciente y reflexivo de su clasificación se realiza en una fase posterior al corte.
La morfología de la cantera deja de ser espejo de la estructura interna del terreno para convertirse en un espacio geométrico monumental. Las dimensiones de la superficie de trabajo necesarias para el avance de la máquina y el corte vertical crean un amplio espacio cúbico. A su vez, la evacuación de los sillares por métodos mecánicos permite ganar profundidad en la cantera, donde, en la mayoría de los casos, la extracción sólo se interrumpir á al alcanzar el nivel de la capa freática. Las paredes se graban de profundas incisiones verticales producidas por el choque de la sierra contra la pared al final de cada línea de corte. Por el menor tiempo de exposición a la intemperie, la piedra presenta un tono beige claro, poco evolucionado aún desde el blanco inicial del momento de ser abierta por el disco.


El papel de la nueva lesgislación

A partir de 1985, la ley ordena el rellenado con escombros de las canteras en desuso. Así, los monumentales paisajes de piedra creados desaparecen bajo toneladas de residuos de toda procedencia, contaminando el subsuelo en muchas ocasiones y condenando las canteras al olvido.

©2008 Líthica.es