paisaje heredado de la extraccion


Los espacios dejados tras de sí por la extracción se diferencian del paisaje anterior a ésta de un modo tan radical y permanente que no extraña que a lo
largo del tiempo hayan sido descritos y valorados de modos totalmente distintos.


Un enorme agujero en el terreno, un paisaje excavado que se hunde vertiginosamente en la profundidad de la tierra. Quizás, un espacio residuo, un lugar peligroso y vacío de sentido que merecería ser enterrado bajo escombros y olvidado.


Sin embargo, una naturaleza artística se hace evidente en el interior de la cantera, que se despliega a los sentidos como exponente de una arquitectura en negativo, monumental escultura excavada en un paisaje donde la piedra ha sido tallada con sabiduría y el espacio, modelado. El respeto y la admiración afloran ante esta huella grandiosa del trabajo del hombre repetido por generaciones.






©2008 Líthica.es